El chocolate nos gusta en cualquiera de sus vertientes, sólido, líquido, caliente o frío. Y para un aporte extra de energía o un tentempie a cualquier hora, nada mejor que un buen vaso de Cacaolat, cuya fórmula, secreta desde 1933, sigue haciéndonos disfrutar del cacao por su extraordinario sabor y sus cualidades nutricionales.