_OTX2208 copia.jpg

Carmina Núñez era directora de sistemas de informática de la obra social Cajamadrid y responsable de 100 centros entre bibliotecas, escuelas de idiomas, centros de mayores y salas de exposiciones. Estudió ingeniería informática en la Universidad Pontificia de Salamanca. Después de 22 años trabajando en Cajamadrid, donde entró por oposición, perdió su empleo al crearse Bankia y desaparecer la Obra Social.

Entonces decidió dedicarse a la cocina, que era su pasión desde que veía a su madre preparar recetas cuando era pequeña. Pero Carmina no eligió cocinar pollo al chilindrón ni chipirones en su tinta. Decidió “fabricar” nubes de azúcar. Nubes de esas que quizá conozcas porque pertenecen al mundo de las gominolas, pero que son muy distintas en realidad. Son nubes hechas con materia prima de primera, alejadísimas de las chucherías industriales por su sabor y su elaboración artesana y modernísimas porque las hay de sabores tan sorprendentes como leche merengada o mojito con hierbabuena. Tanto ha desarrollado su técnica que hasta ha publicado un libro de recetas.

Su empresa se llama nubesartesanas.com y ya solo con mirar la primera página de la web te das cuenta de qué hablamos: de un entorno dulce y colorista con formas escultóricas y caprichosas. Terciopelo puro.

FOTOGRAFÍA: JOSETXU MIGUEL

TEXTO: TERESA CASTANEDO