04

¿Qué hace un tripulante de Iberia en Mercado de Motores? Vender aromas.  Si la primera vida de Martí tiene que ver con los aviones, la segunda (pero no menos importante) tiene que ver con la naturaleza.

En 1995 se fue a vivir a una urbanización de Guadalajara, Sotolargo, y comenzó a interesarse por lo que le rodeaba: las plantas, los aromas y el entorno natural. Comenzó a hacer cursillos de aromaterapia (destilado natural de las plantas y sus efectos en el ámbito emocional) , fitoterapia (sobre propiedades medicinales de las plantas) y sobre las propiedades del aloe vera. Y de elaborar sencillas colonias de lavanda se embarcó en productos más complejos, como cremas corporales y faciales.

Para la cena de la noche de fin de año de 2013, su gran amigo Emilio, dueño del restaurante Thai Gardens, le encargó unos regalos (amenities en la jerga hostelera) para cada comensal, y tras superar con éxito esa prueba de fuego, creó su propia empresa, Montrós Cosmetics

Sus elementos preferidos son los que tienen que ver con la flora mediterránea: el aceite de oliva, el aceite de argán, el aceite de almendras dulces, el agua de azahar,  la lavanda, el romero, la miel, la cera de abejas o los cítricos.  El producto que más vende es la crema corporal de aceite de argán y naranja, con un aroma -damos fé- que te transporta al cielo. Dice que el truco es saber combinar las esencias, jugar con ellas.

¡Sigue jugando, Martí, y no pierdas esa ilusión que transmites!