ESTE LOMO ES UN ESCÁNDALO

_otx3189-copia-1

Hay gente que sabe qué quiere desde la infancia. Y hay otra gente que hace de todo hasta que encuentra lo que buscaba. Ser jamonero no era la vocación de Guillermo Blázquez, y ahora es su pasión. Y su trabajo.

Guillermo estudió Marketing y Publicidad en la Cámara de Comercio de Madrid, y trabajó como dependiente en tiendas de moda como Enrico (ya cerrada) o como recepcionista en hoteles de la cadena NH, pero como quería estudiar más volvió a matricularse, esta vez en Comercio Internacional. Y mientras seguía estudiando, continuaba trabajando. El siguiente empleo fue en una gran tienda de muebles en Fuenlabrada, Poblerone.

A todo esto, su familia es de un pueblo de Salamanca, Macotera, y un día, unos amigos salmantinos le llevaron a conocer su dehesa y su fábrica de productos ibéricos. Ellos trabajaban solo en el ámbito local,  a pequeña escala, y a él….se le encendió la bombilla. ¿Por qué no vender un producto tradicional de una forma más actual? Y montó IBERIGOOD, una marca de ibéricos cortados a cuchillo, con una presentación vanguardista y venta online, con la filosofía de mantener la esencia del producto adaptándola a los tiempos modernos.

El origen del nombre tiene historia. Él siempre tendía a nombres en inglés y su novia, Asun, que trabaja como investigadora en el Departamento de Oncología de Puerta de Hierro, decía que no, que el nombre debía tener algún componente en castellano. Y se le ocurrió lo de Iberigood. Un nombre, dicen ambos riéndose, que todo el mundo identifica con productos ibéricos pero también con algo molón. 

La empresa es joven, nació en 2015, y de momento no hay empleados. Guillermo lo hace todo: corta, envasa, etiqueta y alimenta y vigila la web y las redes sociales.

¿Su sueño? Vender al extranjero. ¿Lo que más le gusta de sus propios productos? El lomo. Un escándalo, según dice.