Todo esto viene de una película, como tantas otras veces. Helena Chamorro vio “Una proposición indecente” en 1993 y se quedó prendada del “bolso” que llevaba la protagonista, Demi Moore. Empezó a indagar y encontró que hasta había un club de fans de ese “bolso”. Escribimos “bolso” entre comillas porque no era un bolso exactamente, era un tipo de alforja modernizada que a Demi Moore le quedaba muy bien. Helena pensó: “algún día tengo que hacer algo así”. 

A veces solemos tener ideas (buenas) que quedan aparcadas porque la vida va deprisa. Quizá por eso, Helena se olvidó momentáneamente de su “bolso” y continuó con su trabajo como publicista y con su día a día. 

Trabajó en varias agencias de publicidad en puestos destacados durante casi dos décadas. Y el año pasado dió el paso: dejó un empleo quizá demasiado exigente en tiempo y sobre todo muy estresante y alumbró Movers Bag.

Sus piezas tienen que ver con lo que ella busca para sí misma: un bolso con el que pueda tener las manos libres pero donde quepa desde lo básico como las llaves de casa, hasta objetos más voluminosos como una tablet. Con la ayuda de una cuñada osteópata y fisioterapeuta diseñó el tipo de sujeción y comenzó a realizar muestras. Primero creó dos, en tela vaquera y en tejido negro. También hizo un vídeo para que se entendiera bien el producto: dice que con una foto no se capta su versatilidad.

La marca la lanzó muy recientemente, en marzo de 2018. La web la creó y la alimenta ella misma, ha abierto una tienda en Amazon y ha hecho varios cursos, entre ellos uno de posicionamiento online, para no tener que depender de los demás y poder dar alas a su proyecto, aunque sea en los comienzos, siempre tan difíciles. Le ayuda toda su familia, a la que incluso va a dar entrada en la sociedad que va a crear para comercializar más seriamente su idea.

Movers Bag no es una bolsa, ni una mochila, ni una riñonera. ¿Pero habrá que describirlo no?, le preguntamos. Y Helena se lanza: es un bolso-chaleco con 2 alforjas. Varias palabras que se resumen en una: comodidad!