Desde hace un tiempo he escuchado decir que Madrid es una ciudad conquistada por los popups. Y creo que es cierto. De hecho diría que conquistada en el sentido más amplio de la palabra, porque los popups no solo se han multiplicado sino que se han vuelto de todas las formas y colores con tal de penetrar las facetas más impensables de la vida madrileña. Y aunque esto es una cosa buena, a los empresarios siempre nos asalta la duda : ¿cuál sería el popup más adecuado para mí?

Para explicarme mejor, me gustaría ceñirme a nuestro caso en concreto: el de Étnica Watches.  Cuando fundamos Étnica, lo hicimos pensando en que queríamos que España tuviese una marca de relojes única, notoria y de calidad a unos precios atractivos. Étnica Watches se pensó como una microbrand de relojes a semejanza del modelo suizo, poniendo especial énfasis en las actividades de ingeniería, de concepción/diseño y de marketing online. Teniendo en cuenta que en el mundo de la joyería y de la moda España tiene magníficas referencias, pensamos que la relojería ofrecía una gran oportunidad. Todo ello envuelto en una marca con carácter y un toque “adventurer” (que representa nuestro modelo insignia “Étnica Adventurer”). 

Étnica es una da esas marcas que transmite mucho cuando la llevas puesta. Y es por eso que, de entre todos los popups, consideramos que el Mercado de Motores era una de las mejores apuestas. La estética de trasfondo dada por el museo del ferrocarril, su localización cerca de Atocha, su notoriedad como interés turístico y su histórico de afluencia (con varios miles de personas al día) cumplía con lo que teníamos en mente. Lo que realmente buscábamos era que el popup multiplicase las sensaciones que ya de por sí transmite Étnica.

Por otro lado, es un hecho que las startups necesitan aprender muy rápido cuando empiezan. Y otro hecho que todos sabemos es que internet está repleto de gurús que proponen recetas mágicas para conocer a nuestros clientes. Pero generalmente la realidad es que en estos casos se necesita mucho tiempo y dinero en campañas online para concluir algo. Y esto se da porque la relación virtual con los consumidores es mayormente unidireccional: casi siempre comunica la marca y casi siempre escucha el cliente. Muy pocas veces al revés. Y para una marca como la nuestra que busca transmitir sensaciones no es tarea sencilla.

El popup permite ver la reacción de las personas al encontrarse por primera vez con el producto y ver de primera mano qué sensación transmitimos. En este caso, muchos entenderéis por qué pensamos que el Mercado de Motores nos brindaba una oportunidad única y por qué decidimos asistir. Y la verdad es que fue un acierto : por un precio moderado, tuvimos la ocasión de mantener un dialogo de dos días con nuestro público objetivo en el que aprendimos cosas que nos hubiesen costado varios meses en términos de acciones online.

Para muchas marcas, hacer uso de un pop-up no debe evaluarse solamente desde el punto de vista comercial. Al contrario, ha de considerarse también desde el punto de vista humano y verlo como una referencia real y fiable a la hora de diseñar elaboradas campañas online que realmente transmitan sensaciones.

¿Y tú? ¿Cuál crees que es el adecuado para ti?

Eduardo de Torres

Étnica Watches

http://www.etnicawatches.com

 

creatividad publblog