Bodegas Castro Brey en Mercado de Motores

Ramón es arquitecto y asturiano. Aunque ya es medio gallego porque vive en Galicia, su mujer es gallega y el negocio del que vamos a hablar está en tierras gallegas. A pesar de que toda esta historia le viene de su familia “política”, la pasión que demuestra por el viñedo y los vinos de Bodega Castro Brey (adega en gallego) harían pensar que nació en esa bodega. Un día hace ya muchos años, y ante la posibilidad de que el negocio familiar del vino no tuviera quién lo gestionara, recibió una petición de la abuela de su mujer: que tomara las riendas de la Bodega.

Y Ramón, que no bebía, se hizo un curso de sumiller con el gran Pitu Roca. Y él, que era (y es) arquitecto, cambió su vida y desde entonces se la dedica al vino. Los nombres de sus botellas son memorables: “Sin Palabras”, en cuya etiqueta aparece una máquina de escribir con la que el abuelo escribía las facturas. “Sin Palabras”, por cierto, se sirve en la Clase Business y la Sala Vip de British Airways. “Nice to meet you” es un homenaje a la abuela Isabel, y por eso lleva su foto.

En Bodegas Castro Brey también hacen destilados. Los hay de café y de hierbas, y las imágenes de las botellas resumen la historia de Ramón y su mujer.  El entusiasmo que demuestra Ramón por todos sus vinos, las cepas, las tierras, las denominaciones, las etiquetas y el sinfin de circunstancias que rodean al mundo de la enología es contagioso. Acabas deseando tener una bodega y dedicarte a ella. Pero de momento tendremos que conformarnos con esperar cada Mercado de Motores y comprarnos alguna botella para luego acordarnos que detrás de ella hay una persona que le ha puesto todo su empeño y dedicación.